La mayoría de los patines vienen con la configuración que llamamos FLAT, esto significa que todas las ruedas tienen el mismo tamaño y están a la misma altura, por lo que, cuando pones el patín plano sobre el suelo, todas las ruedas lo tocan y ejercen la misma presión sobre él.

Pero existe otra configuración llamada Rockering, en el que las ruedas delantera y trasera de cada patín son más pequeñas o están más elevadas, de forma que, si dejas el patín plano sobre el suelo, sólo las dos ruedas centrales de cada patín estén en contacto con el firme. Esta configuración imita una hoja de patín sobre hielo. La forma de configurar los patines en Rockering puede ser con ruedas más pequeñas, si nuestra guía es plana, o bien, poniendo todas las ruedas del mismo tamaño si la guía está elevada en los extremos.

Como puedes ver en la figura las ruedas de los extremos son sólo 4mm de diámetro más pequeñas, por lo que las ruedas delanteras y traseras quedan a 2mm del suelo, pero esos 2mm marcan la diferencia.

FLAT VS. ROCKERING
FLAT ROCKERING
Más estabilidad Más maniobrabilidad
Más sencillo para principiantes Más diversión
Más impulso Giros más rápidos
Más velocidad Menos velocidad
Más adecuado para marcha Más adecuado para slalom

Aunque a priori parezca que la configuración Rockering no aporta tanto, te recomiendo que cuando compres ruedas, compres 4 más pequeñas y lo pruebes… Una vez que lo hagas, no volverás a los Flat, la diversión está garantizada…

* Existen más configuraciones de ruedas combinando varios tamaños y posiciones, pero estos dos son los más comunes.

¡¡¡Ponte los patines y disfruta
como un patinador con ruedas nuevas!!!